INGENUIDAD

Hace ya tiempo que comencé con este blog...¡Qué ingenua! El título  me parece realmente gracioso: Cambia el Mundo, Cambiando Madrid...Sí, parece coherente, cambiar de lo concreto a lo abstracto, partir de lo conocido, de lo cercano... Ir de lo micro a lo macro...

Y de hecho, aunque mi vida política como tal en la actualidad prácticamente se reduzca a pagar cuotas (algo falso porque la vida política de alguien es mucho más que la militancia en un partido) , si que me creo esto de cambiar el mundo. Y hay muchas formas, desde luego. A pesar de las muchas vueltas que da la vida. Sigo creyendo.

Pero qué jodido es ver lo injusto que es todo. En eso cada vez voy peor. Creo que se puede y se debe luchar. Pero al mismo tiempo creo que este mundo está enfermo y que poco muy poco se puede hacer. De hecho, ya no creo en lo macro. Quizás solo nos queda lo micro. Las pequeñas cosas. El bien del día a día. El paso lento, firme y adecuado que haga de tu espacio un lugar de paz y de cierto bienestar. 


Eso no te garantiza absolutamente nada. Si algo he aprendido en mi vida y tengo absolutamente claro y diría que incluso contrastado. Es que no existe la Justicia. Aunque hagas lo que tengas que hacer. Eso no garantiza el bien.  Algo se atenúa con aquello de quien siembra recoge, eso puede ser, quizás sí haya algo de verdad en esto,  pero también
 hay gente que tiene que sembrar mucho no, muchísimo para ver un mísero grano.

Mi madre, mi preciosa y luchadora madre, hoy me decía, mientras veíamos la 6ª (como no podía ser menos) sobre el dinero en paraísos fiscales, que el "pobre", es el que levanta este país y si este país no se levanta es porque el pobre está asfixiado. Siempre sabia mi niña, que no ha parado de trabajar, desde los 11 años, y que no me imagino lo cansada que debe estar de ver tanto estafador que se lleva los millones a Suiza o a donde sea, saqueando sin parar a los demás. Y mientras porque llegas un día tarde por un error de lectura, tienes un extra de 3.000 euros y te llevas el disgusto del siglo porque no sabes cómo harás para pagarlo y te planteas que podrías hacer a parte de tus 12 horas de trabajo para quizás sacar 10 o 20 euros más al día.

Miras tu nevera y está casi vacía, pero tienes una casa preciosa y acogedora con una calefacción que no sabes si podrás pagar. Nadie te avisó que esas cosas pasan. Ante la traición nadie puede hacer nada. ¿Quién lo iba a imaginar?

El caso es que no dejas de luchar y de pensar, que solo lo micro es lo que queda para imaginar un mundo mejor. Al menos algo es algo. Y mientras sea así no estará todo perdido. Quizás aun queda algo de tí por algún lugar.

Comentarios

Angie ha dicho que…
Mi querida amiga:

Como leí justo ayer:

"Yo creo que todavía no es demasiado tarde para construir una utopía que nos permita compartir la tierra."

Supuestamente, lo dijo Gabriel García Márquez.

Sea como sea, me alegró el alma encontrarme esa frase, porque yo sí creo en la bondad del ser humano y en que, juntos, podemos cambiar las cosas. Lo importante, lo que he aprendido hasta el momento, es que los cambios empiezan por uno mismo y que muchos cambios pequeños provocan un gran cambio.

No sé, yo también me encuentro en un momento en el que me gustaría "hacer algo", ese "algo" más allá... Y sé que no soy la única. Lo que ocurre es que pensamos que estamos solos en ésto y no es así. Gracias a compartir pensamientos como el tuyo de hoy lo vemos.

Bueno, quiero enviarte todos los ánimos posibles para que tengas un Feliz Día :-) Y, quién sabe, igual se nos ocurre ese "algo" en un momento dado...

¡Un abrazo grande y DM forever! ;-)
Anónimo ha dicho que…
Angie: Preciosa frase de García Márquez...
Esta conversación se merece de fondo un "But not tonight", no?

Un beso grande

Almudena

Entradas populares de este blog

TOP TEN

TRAIDORES

QUÉ PASA CON LA MÚSICA